Cuentos orientales para reflexionar..

LA FARMACIA
Nasrudín estaba sin trabajo y preguntó a algunos amigos a qué profesión podía dedicarse. Ellos le dijeron:
-A ver Nasrudín... Tú eres un hombre muy capaz y sabes mucho sobre las propiedades medicinales de las hierbas. Podrías abrir una farmacia..
Nasrudín volvió a su casa, le estuvo dando vueltas a la cuestión durante unos días, y finalmente se dijo: "Sí, es una buena idea, creo que soy capaz de ser farmacéutico". Claro que Nasrudín estaba pasando por una época en la que deseaba ser muy prominente e importante. "No solo abriré una
farmacia que se ocupe de
hierbas. Abriré un establecimiento enorme y produciré un gran impacto...".
Cuentos orientales
Entonces compró un local, instaló los estantes y vitrinas, y cuando llegó el momento de pintar la fachada colocó un andamio, lo cubrió con sábanas, y se puso a trabajar sin que nadie pudiera ver nada. A nadie le dejó ver cómo estaba pintando la fachada y qué nombre pondría a la farmacia.
Después de unos días distribuyo panfletos que decían: "Mañana es el gran día. Inauguración: mañana a las 9".
Todas las personas del pueblo y de los pueblos de los alrededores vinieron y se concentraron expectantes frente a la farmacia.
A las 9 en punto salió Nasrudín y, con gesto teatral, sacó la sábana que cubría la fachada de la tienda. La gente que allí estaba vio un gran cartel que decía:
"FARMACIA CÓSMICA Y GALÁCTICA DE NASRUDÍN"

Debajo, con letras más pequeñas: "Armonizada con influencias planetarias".
La gran mayoría de personas que asistieron a la inauguración quedaron muy impresionadas. Aquel día hizo mucho negocio, la gente no dejaba de comprar. Por la tarde el maestro de la escuela del pueblo le visitó y le dijo:
-Francamente Nasrudín, estas afirmaciones que usted hace son un poco dudosas...
-¿Dudosas por qué? -respondió Nasrudín-.
-Eso de cósmica y galáctica, y armonizada con influencias planetarias, francamente...
-No, no, no, no... -dijo Nasrudín- Todas las afirmaciones que yo hago sobre las influencias planetarias son absolutamente ciertas. Cuando sale el sol, abro la farmacia. Cuando el sol se pone, la cierro.
 
 
LAS LLAVES DE LA FELICIDAD

En una oscura y oculta dimensión del Universo se encontraban reunidos todos los grandes dioses de la antigüedad dispuestos a gastarle una gran broma al ser humano. En realidad, era la broma más importante de la vida sobre la Tierra.
Para llevar a cabo la gran broma, antes que nada, determinaron cuál sería el lugar que a los seres humanos les costaría más llegar. Una vez averiguado, depositarían allí las llaves de la felicidad.
-Las esconderemos en las profundidades de los océanos -decía uno de ellos-.
-Ni hablar -advirtió otro-. El ser humano avanzará en sus ingenios científicos y será capaz de encontrarlas sin problema.
-Podríamos esconderlas en el más profundo de los volcanes -dijo otro de los presentes-.
-No -replicó otro-. Igual que sería capaz de dominar las aguas, también sería capaz de dominar el fuego y las montañas.
-¿Y por qué no bajo las rocas más profundas y sólidas de la tierra? -dijo otro-.
-De ninguna manera -replicó un compañero-. No pasarán unos cuantos miles de años que el hombre podrá sondear los subsuelos y extraer todas las piedras y metales preciosos que desee.
-¡Ya lo tengo! -dijo uno que hasta entonces no había dicho nada-. Esconderemos las llaves en las nubes más altas del cielo.
-Tonterías -replicó otro de los presentes-. Todos sabemos que los humanos no tardarán mucho en volar. Al poco tiempo encontrarían las llaves de la Felicidad.
Un gran silencio se hizo en aquella reunión de dioses. Uno de los que destacaba por ser el más ingenioso, dijo con alegría y solemnidad:
-Esconderemos las llaves de la Felicidad en un lugar en que el hombre, por más que busque, tardará mucho, mucho tiempo de suponer o imaginar...
-¿Dónde?, ¿dónde?, ¿dónde? -preguntaban con insistencia y ansiosa curiosidad los que conocían la brillantez y lucidez de aquel dios-.
-El lugar del Universo que el hombre tardará más en mirar y en consecuencia tardará más en encontrar es: en el interior de su corazón.
Todos estuvieron de acuerdo. Concluyó la reunión de dioses. Las llaves de la Felicidad se esconderían dentro del corazón de cada hombre.

CRUZANDO EL RÍO
Un anciano maestro zen y dos discípulos andaban en paz y silencio por un largo camino. Hacia el miediodía llegaron a un río y vieron a una chica muy guapa sentada tranquilamente con los pies puestos en el agua. La chica contemplaba receptiva y seductora a los tres caminantes.
Los dos discípulos empezaron a mostrarse nerviosos ante tanta belleza. Los dos quedaron embelesados por el atractivo radiante del cuerpo de la chica y por la brillantez de su mirada. Poco a
poco se fueron acercando, dejando al maestro en un segundo plano. 
Ella, con actitud seductora, les miró y les dijo:
-¿Quién de los dos podría ayudarme a cruzar el río?...
Los dos muchachos se miraron y dirigieron un gesto interrogando al maestro que observaba lo que estaba pasando. El maestro lanzó una mirada profunda a cada uno de ellos sin decir nada. Después de un largo y tenso minuto de dudas, uno de los discípulos avanzó, y cogiendo a la mujer en brazos, la ayudó a cruzar el río entre sonrisas, caricias y mucha complicidad.
Una vez llegaron al otro lado del río se dieron un beso tierno y se despidieron sin dejar de mirarse. El joven se dio media vuelta y continuó el camino con el otro discípulo y el maestro.
El discípulo que se había quedado junto al maestro no dejaba de lanzar interrogadoras miradas al silencioso e impasible anciano que solo observaba. Pasaban las horas mientras avanzaban silenciosos por las montañas y valles. El discípulo que no había cruzado el río junto a la muchacha, realmente lo estaba pasando muy mal. Pero no decía nada.
Por la noche, cuando llegaron a casa, sus movimientos delataban su estado interno: se quemaba con el fuego que encendía, se le caía el vaso de agua que sostenía entre sus manos, tropezaba con la raíz de un árbol del jardín... Su mirada siempre encontraba el rostro impasible y ecuánime del anciano, que lo observaba sin emitir juicio ni palabra. 
Tres días después, la tensión llegó a ser tan dura, que el chico se dirigió hacia el maestro y le dijo con rabia: 
-¿Por qué no le has dicho nada a mi hermana, que rompiendo las reglas de la sobriedad ha encendido el fuego del erotismo con aquella chica del río?, ¡¿por qué?!, ¡¿por qué no le has dicho nada?!... ¡¡Y no me digas que la respuesta está en mi interior porque ya no puedo escuchar ni ver nada con claridad!!, ¡necesito entender!, dame una respuesta, por favor.
El anciano, dedicándole una mirada integral de rigor y benevolencia, le respondió con serenidad y contundencia:
-Tu hermano ha tomada la mano de aquella mujer a un lado del río, y la ha soltado cuando ha llegado al otro lado. Tú has tomado la mano de aquella mujer a un lado del río, y aún no la has soltado.
 

Tofu empanado sin huevo

¿Quién no conoce hoy en día el tofu?

Pues hoy os traemos una receta de tofu empanado, fácil y rápido de preparar:

Ingredientes:

-  1 bloque de tofu
- harina de garbanzos
- polenta
- orégano
- salsa de soja

Primero hervimos el bloque de tofu unos 5 minutos. Lo dejamos enfriar y lo cortamos en tiras no muy gruesas (pero tampoco muy finas para que no se rompa).

En un plato hondo ponemos una cucharada de harina de garbanzos y un poco de agua, hasta que veamos que queda una textura de huevo batido. A esta mezcla añadimos unas gotas de salsa de soja.
En un plato llano ponemos un poco de polenta (sémola de maíz) con orégano.

Ahora simplemente hemos de pasar las tiras de tofu primero por el plato hondo (como si fuera el huevo) y luego por el plato llano (como si fuera pan rallado). Y a continuación lo freimos de vuelta y vuelta en una sartén con aceite. Queda una receta espectacular.



Lo podemos acompañar con unas verduritas y para cenar sienta genial.




Propiedades del jengibre



El jengibre es una planta medicinal muy presente en países asiáticos. Para fines medicinales y culinarios, se usa la raíz (rizoma).


Hace algunos años descubrí el jengibre y la verdad, es que tiene infinidad de usos:

- Alivia los dolores de cabeza y estómago, las náuseas
- Reduce la inflamación.
- Mejora problemas digestivos.
- Mejora la circulación de la sangre.
- Bueno para el resfriado (preparado en infusión)
- Ayuda a aliviar el dolor de forma interna o externa (el aceite esencial de jengibre es muy bueno para estos casos)


Si lo vamos a utilizar para añadirlo a algún plato, se puede rallar y le dará un toque un poco picante a la comida.
También se puede hacer una infusión si nos notamos decaídos, resfriados o con frío. Basta con cortar un trocito de jengibre y hervirlo en agua unos minutos, dejar reposar y ya tendremos preparada una infusión de jengibre.






También se puede utilizar de forma externa para aliviar dolores, diarreas.. en Japón solían hacer compresas de jengibre aplicadas en las zonas dolorosas con bastante efectividad. Yo lo he probado y efectivamente son de mucha utilidad para el dolor.
También he preparado algún aceite con su aceite esencial y es muy efectivo para dolores de espalda.

Y tú ¿conocías el jengibre?

Cuento para pensar: El bambú Japonés





Hace mucho tiempo, dos agricultores iban caminando por un mercado cuando se pararon ante el puesto de un vendedor de semillas, sorprendidos por unas semillas que nunca habían visto.

“Mercader, ¿qué semillas son estas?”, le preguntó uno de ellos.

“Son semillas de bambú. Vienen de Oriente y son unas semillas muy especiales”.

“¿Y por qué habrían sido de ser tan especiales?”, le espetó uno de los agricultores al mercader.

“Si os las lleváis y las plantáis, sabréis por qué. Sólo necesitan agua y abono”.

Así, los agricultores, movidos por la curiosidad, compraron varias semillas de esa extraña planta llamada bambú.

Tras la vuelta a sus tierras, los agricultores plantaron esas semillas y empezaron a regarlas y a abonarlas, tal y como les había dicho el mercader.

Pasado un tiempo, las plantas no germinaban mientras que el resto de los cultivos seguían creciendo y dando frutos.

Uno de los agricultores le dijo al otro: “Aquél viejo mercader nos engañó con las semillas. De estas semillas jamás saldrá nada”. Y decidió dejar de regar y abonarlas.

El otro decidió seguir cultivando las semillas con lo que no pasaba un día sin regarlas ni abonarlas cuando era necesario.

Seguía pasando el tiempo y las semillas no germinaban.

Hasta que un buen día, cuando el agricultor estaba a punto de dejar de cultivarlas, se sorprendió al encontrarse con que el bambú había crecido. Y no sólo eso, sino que las plantas alcanzaron una altura de 30 metros en tan solo 6 semanas.

¿Como era posible que el bambú hubiese tardado 7 años en germinar y en sólo seis semanas hubiese alcanzado tal tamaño?

Muy sencillo: durante esos 7 años de aparante inactividad, el bambú estaba generando un complejo sistemas de raices que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después la planta.

Si no consigues lo que anhelas, no desesperes….Quizás sólo estés echando raices.

La familia, ayer y ahora




Hace unos días fue el día de la familia y muchas veces me cuestiono si las familias de ahora son como las de antes y obviamente no...
Recuerdo de pequeña ver la unión de la familia en casa, comiendo todos juntos, viendo series y programas divertidos como el 1,2,3 o Médico de Familia o Farmacia de Guardia o Cosas de Casa (donde casualmente se retrataba la vida en familia), acudiendo a reuniones familiares... pero en mi caso, igual que en el de muchas familias, todo eso ya se acabó.







¿Quién no conoce a alguien que esté divorciado o que no se hable con algún miembro de su familia? Antes, esto raramente ocurría....

Raramente la familia  come juntos, porque los padres comen fuera por los trabajos y los niños en el cole o con los abuelos, o si comen juntos se está más pendiente del móvil o la tablet, ya no se comparte tanto tiempo viendo programas entretenidos en la TV, haciendo excursiones ... y como consecuencia la famila cada vez está menos unida y el número de divorcios sube cada día. Comen cosas diferentes y quieren cosas diferentes.
En la TV, también podemos ver cómo los valores han cambiado y no podemos encontrar casi ninguna serie donde se refleje alguna vida familiar. Eso sí, series y películas de crimenes, violencia y odio podemos encontrarlas fácilmente al encender la TV. Eso es lo que están transmitiendo a la sociedad y todo está cambiando hacia una perspectiva más negativa.
Empecemos a cuidar nuestra familia, para cuidar nuestra nación y nuestro Planeta!!



Croquetas de guisantes

El otro día os presentábamos cómo hacer hamburguesas de azukis y casi siguiendo los mismos pasos podemos hacer croquetas, esta vez de guistantes.
Se pueden hacer con guisantes frescos o con guisantes secos, que tardan una media hora en cocerse.
Yo siempre cuezo de más para luego hacer croquetas o crema.


INGREDIENTES:
- Guisantes (1 vaso ya cocidos)
- 1 cebolla
- Harina
- Sal marina

Freímos la cebolla cortada en trozos pequeños,  con aceite y un poco de sal y reservamos. Por otro lado, trituramos los guisantes y los mezclamos con la cebolla frita. Con la ayuda de una cuchara, vamos haciendo la forma de las croquetas. Si vemos que a  la masa le falta consistencia le podemos añadir un poco de harina integral.
Luego las vamos rebozando en harina blanca de trigo y las freímos.
Salen unas croquetas muy suaves y deliciosas!!


Podemos añadirle alguna verdura más que queramos o utilizar otra legumbre que tengamos ya cocinada.

Sorteo

Esamos sorteando en el facebook del blog entradas para Biocultura Barcelona (4-7 mayo).
Date prisa que el día 1 acaba!!